Talleres para niños



4 y 5 años
Martes de 17.15 a 18.15 hs. 
A esta edad los chicos están en un proceso de individuación. Es el momento ideal para hacer compañeros de juegos y establecer relaciones por fuera de la familia. Empiezan a explorar el mundo y a distinguir entre fantasía y realidad. El juego simbólico es de gran importancia, ya que a través de él pueden asimilar la realidad, evitando la sobreadaptación y el empobrecimiento subjetivo. En el taller desarrollamos este tipo de juego utilizando elementos concretos como globos, peluches, telas, cajas, a los cuales les damos diversas utilidades. Aunque los chicos ya se expresan por medio de la palabra, el movimiento sigue siendo la principal forma de comunicación. Por eso nos ocupamos de adquirir más lenguaje corporal a través de la imitación de los bailes y movimientos de los compañeros, o de animales o personajes de cuentos. El dibujo y el manejo de títeres también son herramientas clave para desarrollar habilidades comunicativas y utilizamos disfraces para hacer personajes y hacer juegos de roles.

6 a 9 años 
Sábados de 11 a 12.30 hs. 
A esta edad la socialización cobra una importancia aún mayor y los juegos de reglas pasan a primer plano. Los chicos quieren jugar en grupo y para eso se asignan roles, a la vez que se delimitan espacios y gestos específicos. El juego teatral, si bien nos da mucha libertad para expresarnos, requiere de reglas firmes. Al ser un "como si", el límite entre ficción y realidad debe estar bien establecido, y el cuidado del cuerpo tanto propio como del otro es crucial. Por otro lado, la escolaridad exige un uso del cuerpo completamente diferente al anterior. Los chicos permanecen muchas horas sentados y tienen deberes en los cuales deben concentrarse. Creemos que este taller puede ayudarlos a mantenerse en movimiento, lo cual es fundamental para que sigan desarrollando su inteligencia y adquiriendo la capacidad de abstracción y representación. 

10 a 12 años
Martes de 18.30 a 20 hs. 
La pubertad es un momento de la vida en el que muchas cosas cambian. Entre ellas, el propio cuerpo que empieza a desarrollarse. Surge una transformación que involucra sobre todo nuestra identidad y relaciones sociales. Se torna fundamental formar parte de grupos de pares y conocerse a sí mismo. Hay emociones tan fuertes que es preciso elaborar a través del juego y la palabra para que no nos sobrepasen. En el taller tomamos herramientas de la expresión corporal para reconocer este cuerpo a través de ejercicios de sensopercepción, lo cual favorece a la constitución de una imagen corporal adecuada. Incentivamos el trabajo grupal. La improvisación teatral precisa de una escucha y disposición a las propuestas del otro muy aguda para que se pueda desarrollar una escena. Las temáticas que se tratan en las improvisaciones surgen de los intereses de los chicos, lo cual hace que se involucren al cien por ciento, favoreciendo la atención y la concentración.  




https://3.bp.blogspot.com/-QAOLJ4wHRko/VsH9P9dN9EI/AAAAAAAAAuA/FMQVhDNzDjo/s1600/teatro%2Bchicos%2Bblog.pngEntendemos que el juego teatral se basa en una actividad que todos conocemos y hemos experimentado en una etapa de nuestro crecimiento, cuando el juego se torna simbólico: 
representamos diversos roles, transformamos los objetos en otras cosas, le damos vida a los muñecos, en definitiva, creamos realidades imaginarias, con una seriedad y compromiso que podemos observar en los niños cuando juegan.
Este tipo de juego nos posibilita el desarrollo de capacidades cognoscitivas como la abstracción, poder re - presentar e imaginar realidades posibles, lo cual es el primer paso para transformar la realidad. Estas habilidades forman parte del crecimiento y son fundamentales para una vida creativa en la que la persona no se adapte pasivamente a la realidad.
Las clases de teatro invitan a seguir desarrollando este tipo de juego agregando la dimensión de las reglas, ya que nos interesa también el aporte que el juego teatral hace a la socialización. Por lo tanto, las clases de teatro no solo apuntan a formar actores, sino a desarrollar habilidades útiles para manejarnos en un mundo cambiante, que cada vez exige mayor creatividad, flexibilidad, cooperación y confianza en nosotros mismos.
Las herramientas del teatro, que ante todo se aprehenden en un clima de bienestar, diversión y seguridad afectiva son un medio privilegiado para desarrollar aspectos a nivel cognoscitivo, emocional y social. Los ejercicios y las consignas invitan a los niños a hacer producciones originales, que eviten caer en estereotipos, lo cual hace que puedan valorar las experiencias e identidad propias.
La concentración es un aspecto fundamental para que la imaginación pueda plasmarse en una escena o relato: solo podremos expresarnos si imaginamos de modo concreto, desde los detalles. Si incentivamos al niño a que imagine de modo concreto, lograremos que preste mayor atención a sus experiencias diarias y a activar sus sentidos para percibir su entorno. La construcción de escenas y relatos nos enfrenta al aspecto de la temporalidad. Hoy por hoy, que la tecnología tiene un lugar enorme en nuestra vida cotidiana, corremos el riesgo de hacer más que un uso, un abuso de ellas. Grandes y chicos pasamos horas frente a pantallas, en las que diversas imágenes se suceden unas tras otras, y hacer cambios es tan fácil como apretar un botón. Predomina el sentido de la vista, y los problemas posturales son cada vez mas numerosos, ya que nos olvidamos de que somos nuestro cuerpo. Creo que esta práctica, sin menospreciar las ventajas del avance tecnológico, influencia en nuestro ritmo general, y muchas veces no encontramos apurados sin motivo, lo que impide que estemos en el aquí y ahora, o produce que nos impacientemos cuando la vida nos enfrenta ante procesos lentos. Las historias (que se organizan en un principio, desarrollo y desenlace, circunstancias dadas, conflicto, desencadenante, personajes con objetivos, etc.) nos obligan a transitar cada momento, sin apresurarnos. A nivel emocional, el juego teatral nos brinda la posibilidad de acrecentar nuestra autoestima, ya que partimos de la base de que cada persona es singular y única, y que valen las opiniones y los aporte de todos. A su vez, a través de las improvisaciones los niños encuentran una vía para expresar conflictos emocionales que no pueden todavía manifestarse a través del lenguaje verbal. Ya el solo hecho de transformar una realidad a través del juego es un modo de elaborarla y tener un papel activo en ella. A nivel de la sociabilización, observamos que los niños encuentran una motivación muy profunda en comunicar las historias que inventan, y eso los lleva a cooperar con un objetivo común. Por otro lado, la composición de personajes y el poder representar diversos roles, los incentiva a observar el mundo del cual forman parte: como son las personas, sus particularidades físicas y psicológicas, qué comportamientos y repertorio linguístico se espera de ellas. En conclusión, el taller de teatro se propone brindar herramientas que enriquezcan el crecimiento de las personas, orientándolas a ser activas y creativas.
Contenidos
- Desinhibición y espontaneidad
- Desarrollo de la imaginación y creatividad
- Desarrollo de la empatía
- Educación del movimiento
- Enriquecimiento del repertorio gestual, de movimiento y lingüístico.
- Incentivar los vínculos basados en el respeto y la solidaridad
- Construcción de escenas y relatos
- Composición de personajes
- La estructura de la escena
- Improvisación

Arancel mensual: $550
Consultar por descuentos.
Primera clase para probar (Se abona por separado)




https://www.facebook.com/carolinasettonactividades/videos/1037930926322413/






No hay comentarios:

Publicar un comentario